abese kakee

El Equipo

El equipo de Abese Kakee se nutre de un equipo de voluntariado permanente de 12 personas, tres socias fundadoras, tres agentes locales y seis voluntarias en España. Si quieres unirte a la familia, escríbenos.

Las voluntarias

3 Socias Fundadoras
Coordinación general, implementación de proyectos, contabilidad...
3 Agentes Locales
Seguimiento, acompañamiento y supervisión sobre el terreno.
6 Voluntarias en España
Redacción y traducción de proyectos, difusión en redes, coordinación con agentes locales, realización de eventos para captación de fondos...
Previous
Next

3

Socias Fundadoras
Voluntarias que desarrollan su actividad entre España y Costa de Marfil con labores de coordinación general, implementación de proyectos en terreno, selección de materiales, contabilidad, coordinación de equipos, captación de personas socias… entre otras.

3

Agentes Locales
Con labores sobre el terreno de seguimiento y acompañamiento de las personas amadrinadas, supervisión de las instalaciones y contacto con otros colectivos.

6

Voluntarias en España
Coordinándose con los agentes locales, difundiendo en redes, revisando proyectos y material de difusión, traduciendo y redactando proyectos y organizando eventos para la captación de fondos.

Las socias fundadoras

África Subsahariana

Al volver de India mi siguiente objetivo fue África subsahariana. Quería comprar un coche y viajar hasta Mali o Guinea para venderlo allí y con ese dinero poder volver. Cuando conocí a Kass le comenté la idea y, como está igual de loco que yo, me propuso hacer lo mismo, pero con un camión y, por supuesto, ¡acepte! Hice una mini campaña de recogida de material ortoprotésico en el trabajo y llenamos una parte del camión con sillas de ruedas, andadores, muletas, pañales para adultos, colchones anti escaras… Al llegar a Costa de Marfil habíamos realizado varias donaciones y allí ya nos esperaban personas con varias necesidades. Fue increíble. Una vez donado todo lo que traíamos nos fuimos.

Abese Kakee

Al año siguiente conocimos a Aziz. Le vi caminando por la calle con una baba que hacía toma de tierra (como dice mi padre). La familia me dijo que no le aceptaban en el cole y que les habían echado de la mezquita por su babeo. Les dije que podía ayudarles. A las dos semanas consiguió decir mamá y él mismo se sorprendió. Sus padres quedaron tan contentos que decidieron continuar con las clases. Buscaron un terreno donde construir un colegio y lo compramos. Desde 2017, pasamos 3 meses al año allí, dando clases a niñas y niños con discapacidad. Creamos la asociación en España para recaudar fondos y ahora pagamos la secundaria a un adolescente y estamos construyendo un centro donde crecer y crear.

Educación Especial
(e India)

Después estudié educación especial, como fin de carrera algunas compañeras decidimos ir de voluntarias a India en vez de al típico hotel de pulserita. Y ahí me enamoré de India. Al año siguiente de terminar estaba en India de voluntaria con la Fundación Vicente Ferrer, un año trabajando en los colegios de educación especial y en los centros de rehabilitación. No puedo estar más agradecida a las enseñanzas que recibí, aquella experiencia me hizo cambiar.

Terapia Ocupacional
(y Perú)

Desde muy joven supe que quería trabajar con personas con discapacidad. Con 16 años empecé realizar voluntariado en campamentos y tardes de ocio, tenía mucha curiosidad y me moví por diferentes asociaciones trabajando con personas con discapacidades auditivas, visuales, intelectuales y físicas. Recuerdo esos años con tremendo amor. Estudié terapia ocupacional y encontré trabajo en el sector de la tercera edad y en seguida supe que no era para mí. Así que decidí viajar y acabé en Perú, ayudando en un comedor social y apoyando a las niñas y niños sin recursos con sus deberes después de comer.

Elisa Martín

Soy terapeuta ocupacional en activo, desde joven he viajado por el mundo haciendo voluntariado. Con Abese Kakee tengo la oportunidad de poner mi granito de arena para poder hacer de este mundo un lugar más justo.

Kassoum Sanogo

Abese Kakee

Siempre quise ayudar a la gente, es algo que viene de familia, mi padre siempre ayudaba a las personas que venían de fuera, el hecho de que mi familia fuera muy numerosa nunca detuvo a mi padre para acoger a otros niños y siempre nos ha enseñado a compartir lo mucho o poco que tenemos.
Con Abese Kakee tengo la oportunidad de ayudar a los niños en África, encontré a Elisa que tenía el sueño de hacerlo y nos juntamos para poder realizarlo.
Mi ilusión es que los niños puedan aprender la música, a veces, ser artista en África es difícil y lo que quiero es acercar la cultura (baile, circo, música) a la infancia de mi país.

Asociación
Mandjani

Para mí estar en Europa es una gran oportunidad que tengo que aprovechar para poder ayudar. Codirijo la Asociación Cultural Mandjiani, en la que realizamos eventos y espectáculos para dar a conocer la cultura de Costa de Marfil desde una perspectiva veraz y elegante.

Música y
Coreografía

Nací en Costa de Marfil en el seno de una familia griot. Desde muy pequeño me he formado en el arte y específicamente la música y la percusión de diferentes partes del mundo: Mali, Burkina Faso y Brasil entre otros. He formado parte de las compañías Ensemble Djolem y el Ballet Nacional de Costa de Marfil, he realizado giras por EEUU y Europa, participado en festivales y numerosos eventos relacionados con la cultura Africana. He colaborado como músico con diversos artistas entre los que cabe destacar Youssoun’dour. Ahora soy director, creador, coreógrafo y percusionista de mis propios espectáculos para todos los públicos con mi compañía Dokakene.

Soy artista y mi especialidad es la percusión. He realizado giras con diferentes ballets, he montado mis propios espectáculos y he editado 3 discos propios. Ahora es el momento de volver a mi país de nacimiento y colaborar en el apoyo de personas que lo necesitan allí.

Abese Kakee

Con los países en guerra, poco se puede hacer como voluntario, pero en los países pobres sí se puede hacer: dar formación profesional, crear equipos, potenciar la comercialización de sus producciones, crear proyectos sostenibles. Pero no basta con enviar dinero, que se pierde por el camino, hay que ir al terreno, caminar despacio con ellos, comprender sus anhelos profundos y, con ellos, desarrollar actividades económicas que ellos mantengan y hagan crecer. Para mí supone un reto que pone en jaque toda mi experiencia, que me hace sentir la pasión de un proyecto alcanzable, posible y duradero. Y lo mejor, la recompensa: una buena sonrisa, una amistad y la satisfacción de hacer de este mundo un lugar más habitable

Voluntariado

Al jubilarme tengo tiempo libre para hacer algo que hacía tiempo quería hacer, un voluntariado de larga estancia.
Después de ayudar durante meses en el campo de refugiados de Moria me di cuenta que eso no era la solución. Si esa gente no sufre, no salen en las noticias y se sienten abandonados; su única arma de presión es su propio sufrimiento. Mi reflexión fue clara: la única ayuda posible y eficaz debe hacerse en los países de origen.

Ingeniería

Soy Jose, ingeniero, esta palabra me ha definido por al menos 40 años de mi vida, he trabajado duramente en el sector y guardo muchos recuerdos de inventos y anécdotas de esos años.
Un año por casualidad descubro las terapias transpersonales y esto cambia mi visión de la vida. Me dedico por una temporada, fuera de mi horario laboral a las terapias transpersonales, el mindfulness y las flores de bach.

José Tomás Martín

Soy ingeniero jubilado pero en activo, me siento un nómada buscando dónde ayudar.